Academia Internacional de Medicina Estética Máster Universitario en Medicina Estética

 

Entrevistas

“La alopecia androgénica afecta, en mayor o menor grado, al 50% de la población”

 

03/02/2006 Websalud.com

Entrevista al Dr. Miguel Sánchez Viera, dermatólogo del hospital Gregorio Marañón de Madrid.

Casi la mitad de la población masculina en edad adulta sufre problemas de caída del cabello o calvicie. Afecta a un 25% de los varones entre 25 y 35 años, a un 40% de los mayores de 40, y a un 50 % de los mayores de 50 años. La caída del cabello afecta a 3 de cada 10 mujeres, cerca de un 28%. Hablamos sobre este problema de salud con el dermatólogo Miguel Sánchez Viera, del hospital Gregorio Marañón de Madrid.

¿Qué es exactamente la alopecia?

Alopecia estrictamente significa ausencia, pérdida, falta de cabello. Hay muchos tipos de alopecia. La más común es la androgenética, la cual produce la calvicie en el varón y afecta también a un número muy importante de mujeres, sin llegar a producir esa calvicie tan patente que vemos en el hombre. Otro tipo es la alopecia areata, que es la aparición de pequeñas calvas en distintas áreas de cabello, que frecuentemente se asocia a estrés. Y existe también una caída difusa de cabello que afecta también a un grupo importante de la población, que suele ser transitoria y por tanto recuperable, que es lo que llamamos defluvio telégeno o efluvio telógeno, que indica simplemente que entran en reposo un número mayor de cabellos de los que deberían entrar de una forma normal, y esto produce que haya una caída importante durante un cierto período de tiempo. Por ejemplo, la típica caída que conocemos todos que se produce en el otoño. Hay una entrada de muchos cabellos en reposo y se produce una caída transitoria que des
pués se recupera.

¿Por qué se produce, cuáles son las principales causas?

Hay muchas causas, dependiendo del tipo de alopecia. El estrés es una causa, los estados de alteraciones hormonales o de nutrición son otras causas, pero en el caso de la alopecia androgenética —que es la que afecta, en mayor o menor grado, al 50 por ciento de la población— hay dos causas básicas. Una de ellas es la herencia, que se puede transmitir por vía materna o paterna, aunque hoy sabemos que uno de los genes que están más implicados se transmite fundamentalmente asociado al cromosoma X, al cromosoma femenino. Y la segunda causa es la presencia de hormonas sexuales masculinas, los andrógenos, que se producen tanto en el hombre como en la mujer, aunque en el caso de los varones se producen en una cantidad más importante a partir de la adolescencia, y por eso en este caso las manifestaciones son mucho más acentuadas.

¿En qué medida afecta la alopecia a la autoestima?

Afecta y afecta mucho. Tenemos estudios, algunos muy recientes, que nos indican que esto es un hecho, sobre todo en ciertas edades de la vida. Las encuestas reflejan que, en hombres jóvenes, los primeros síntomas de alopecia afectan de una manera importante a la autoestima, producen incluso depresiones, que con el paso del tiempo van desapareciendo, se van difuminando, probablemente porque uno acepta que su imagen ha cambiado o va a cambiar, pero la primera impresión o el primer impacto suele ser bastante negativo. Y en la mujer afecta también, a cualquier edad.

¿Podemos prevenirla? ¿Cree que tratamos en general bien nuestro cabello?

Creo que todavía no existe una cultura generalizada sobre qué hacer cuando se empiezan a notar los primeros síntomas, a quién consultar... Y de hecho es frecuente que no se consulte en primer lugar al médico o al especialista adecuado, en este caso el dermatólogo, sino que con frecuencia se consulta antes al peluquero, al farmacéutico o a la esteticista. De modo que muchas veces se pierde el tiempo con pseudotratamientos, la mayor parte tratamientos cosméticos que realmente no van a la raíz del problema en un momento en el que el problema se puede atajar. Y de hecho hoy en día la ciencia tiene remedios muy eficaces. En los últimos años han aparecido dos fármacos que son muy eficaces tanto para prevenir en los primeros síntomas la progresión de la alopecia como para tratarla cuando no es una alopecia ya muy avanzada y muy establecida. Estos dos fármacos son el minoxidil tópico, muy eficaz tanto en la alopecia masculina como en la femenina, y el segundo de ellos es el finasteride, que también se utiliza por vía
oral y sólo para los varones. En el caso de las mujeres podemos utilizar un cierto tipo de anticonceptivos o de anovulatorios que tienen un efecto antiandrogénico, es decir, que controlan el efecto de los andrógenos, y que tendrían un efecto sobre el pelo similar al del finasteride en el varón.

¿Ante qué síntomas recomendaría ir al médico?

Los primeros síntomas en el hombre son que habitualmente empieza a notar una disminución de densidad de pelo en la coronilla o en la zona de las entradas típicas, en la zona de las sienes. Ese es el primer síntoma en los hombres, no que se cae el pelo, sino que empieza a haber claros en esa zona. En el caso de la mujer, el área que más se afecta es lo que llamamos el área coronal, que sería el área que cubriría una supuesta corona que pongamos sobre la cabeza y en esta zona también se empieza a notar que hay una cierta despoblación. Muchas veces no es la caída, no es ver que hay muchos pelos sobre la almohada, sino que empieza a clarear en esas zonas.

¿Son eficaces estos fármacos incluso en aquellos hombres con una herencia genética muy acusada, por ejemplo aquellos que tienen padres y abuelos que perdieron el cabello totalmente?

Sí, absolutamente. Tenemos casuística de años de seguimiento de pacientes que han mantenido el tratamiento y en los que se ha detenido totalmente la aparición de la alopecia. Estos pacientes iniciaron el tratamiento cuando comenzaron a tener los primeros síntomas y hubieran seguido el camino de sus hermanos, de sus padres o de sus abuelos y, sin embargo, a lo largo de 15 años la alopecia no ha avanzado, es decir, se han quedado absolutamente como estaban con 23 ó 24 años, cuando empezaron a utilizar el tratamiento.

¿En el caso de que ya esté todo perdido, ¿hay todavía alguna solución?

Todavía hay algo que se puede hacer. Existe una técnica quirúrgica, muy desarrollada, que es la técnica de trasplante de cabello, que se realiza utilizando micro-injertos de cabellos del propio paciente procedentes de áreas que sabemos que no se afectan por la alopecia, como la nuca. No es una técnica que pueda repoblar esos 100.000 cabellos que tiene el cuero cabelludo del ser humano, pero sí permite mejorar estéticamente la apariencia en zonas donde se ha perdido mucho cabello y no se puede recuperar.

 

 

Volver arriba

© 2004 - 2014, Academia Internacional de Medicina Estética Universitaria
Aviso legal - Programador - Webmaster

Usuario:

Contraseña:

Entrar en el FORO  AIMEU

Bolsa de TRABAJO

*Conozca aquí a los últimos Académicos inscritos en la AIMEU

Palabra clave:

Contacte:

*info@aimeu.org

Recomendaciones:

Máster Universitario en Medicina Estética

Sociedad Española de Medicina Estética